Zonas de protección acústica y ambiental de Madrid

En las grandes ciudades se observa la tendencia que siguen las actividades de ocio nocturno de concentrarse en determinadas zonas. Hecho que se traduce en el consiguiente aumento de la molestia que este tipo de actividades producen a los habitantes de dichas zonas, razón por la que es necesaria la intervención de la Administración Local, a fin de compatibilizar la actividad económica con la residencial, asegurando los derechos al descanso y al ocio de las vecinas y vecinos.

El Ayuntamiento de Madrid, consciente del problema que supone el ruido producido por las actividades de ocio, especialmente en el periodo nocturno, introdujo, en el año 1985, la figura de la Zona Ambientalmente Protegida (ZAP). Las ZAP son una figura de protección ambiental que conlleva un régimen de limitaciones a la implantación o ampliación de algunas actividades, normalmente relacionadas con el ocio nocturno con el objetivo de reducir los niveles de ruido existentes.

La aparición de la Ley 37/2003, de 17 de noviembre, del Ruido, junto con los reales decretos que la desarrollan, que constituye el marco jurídico nacional en lo que a contaminación acústica se refiere, recoge una nueva figura de protección llamada Zona de Protección Acústica Especial, que delimita aquellas áreas acústicas en las que se incumplen los objetivos de calidad acústica, y que exige el desarrollo de planes zonales específicos que permitan alcanzar los objetivos de calidad acústica.

Zonas de Protección Acústica y Ambiental de Madrid