En esta sección se pueden consultar las respuestas a algunas preguntas frecuentes relacionadas con la contaminación atmosférica y los contaminantes.

¿Qué es la contaminación atmosférica?

Es la presencia en el aire de sustancias o formas de energía que impliquen riesgo, daño o molestia grave para las personas o bienes de cualquier naturaleza.

¿Qué diferencia hay entre emisión e inmisión?

Emisión es la salida de sustancias contaminantes a la atmófera desde cualquier foco, mientras que la inmisión (calidad del aire ambiente) es la concentración de contaminantes a nivel del suelo que puede afectar a personas, animales, vegetación o materiales.

¿Qué contaminantes suelen medirse en aire ambiente?

Se miden gran número de contaminantes atmosféricos, pero los que recoge a legislación vigente son: dióxido de azufre, partículas en suspensión, monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno, benceno, ozono, plomo, arsénico, cadmio, níquel e hidrocarburos aromáticos policíclicos.

¿Qué es el Índice de calidad del aire?

Es un valor numérico que indica el grado de contaminación atmosférica a partir de las concentraciones de cinco contaminantes: partículas en suspensión, dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno, monóxido de carbono y ozono.

¿Cuál es la diferencia entre el ozono llamado bueno y el malo?

El ozono «bueno» es el que forma la capa de ozono y se encuentra en la estratosfera. Tiene un papel protector puesto que filtra la radiación ultravioleta nociva del sol. El ozono «malo» es el que se encuentra en la troposfera. Tiene un gran poder oxidante y puede causar efectos sobre la salud humana y la vegetación.

¿Cómo se forma el ozono que contamina la parte baja de la atmósfera?

Mediante reacciones químicas en las que intervienen óxidos de nitrógeno, compuestos orgánicos volátiles y los rayos solares.

¿Qué es la contaminación fotoquímica o smog?

Se genera en las capas bajas de la atmósfera cuando diversas sustancias oxidantes reaccionan con el oxígeno en presencia de la luz solar, viéndose favorecida en condiciones de fuerte insolación y vientos débiles.

En esta sección se pueden consultar las respuestas a algunas preguntas frecuentes relacionadas con la contaminación en Madrid.

¿Cuáles son las principales fuentes de contaminación en Madrid?

Los vehículos a motor y los generadores de calor doméstico (calefacción y agua caliente sanitaria).

¿Cuántas estaciones de medida de la contaminación hay en Madrid?

Actualmente hay 24 estaciones automáticas para la vigilancia de la calidad del aire, dotadas de los analizadores necesarios para una correcta evaluación de la concentración de gases y partículas en suspensión.

¿Cuándo se empezó a medir la contaminación atmosférica en Madrid?

Las primeras mediciones de niveles de contaminación en Madrid, se realizaron en 1968. Desde entonces hasta 1979 los controles se realizaban con captadores de muestras y a partir de 1980, con analizadores automáticos y en tiempo real.

¿Qué es el Sistema Integral de la Calidad del Aire de Madrid?

Es un conjunto formado por tres subsistemas interconectados –sistema de Vigilancia, sistema de Predicción y sistema de Información–, cuya misión es medir en cada momento los niveles de contaminación atmosférica en el municipio, generar predicciones a corto plazo y difundir amplia y rápidamente la información.

¿Todos los contaminantes usados en la calefacción doméstica contaminan igual?

La emisión de contaminantes va a depender de diversos factores como son la composición química del combustible y las condiciones y las tecnologías del proceso de combustión. En el caso de la ciudad de Madrid la sustitución de calderas de carbón por otros combustibles de menos poder contaminante, favorecida por la política de subvenciones llevada a cabo por el Ayuntamiento de Madrid, ha tenido como consecuencia una reducción muy importante en los niveles de dióxido de azufre, estando en la actualidad en unos niveles muy por debajo de los valores límite establecidos por la legislación.

¿Cómo se puede contaminar menos con las calefacciones domésticas?

Las calefacciones domésticas, en sus procesos de combustión, emiten gases a la atmósfera que contienen sustancias contaminantes, pero se puede contribuir a la disminución de esos contaminantes utilizando calderas con tecnologías más avanzadas, que permitan una menor emisión de contaminantes por kWh de combustible utilizado. En concreto el Instituto para la Diversificación y Ahorro Energético (IDAE), ha recogido en su página web un listado de calderas eficientes en el que se hace una clasificación del 1 al 5, indicando el valor 1 las calderas más contaminantes y el valor 5 las calderas menos contaminantes. La consulta de este listado puede ser de gran ayuda para la elección de una caldera más eficiente y menos contaminante (clase 5).

¿Cómo podemos elegir un vehículo menos contaminante?

Antes de comprar un vehículo nuevo, infórmese de su “calidad ambiental” a través del ECOTEST, la clasificación de vehículos en función de sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) y de otros gases y partículas contaminantes, elaborado por la Federación Internacional del Automóvil (FIA).

En ella podemos encontrar un listado de vehículos en el cual se hace una clasificación de rango de 1 a 5 estrellas según su potencial contaminante. La consulta de este listado puede ser de gran ayuda para la elección de un vehículo menos contaminante (5 estrellas). Los vehículos todoterreno y los de gran cilindrada presentan elevados niveles de consumo de carburante y de emisiones de gases contaminantes, por lo que tienen un fuerte impacto en la calidad del aire.

Según el estudio del parque de vehículos realizado por el Ayuntamiento de Madrid en 2009, un turismo diésel emite 3 veces más NOx y 29 veces más NO2 que un turismo de gasolina por kilómetro recorrido.

En esta sección se pueden consultar las respuestas a algunas preguntas frecuentes relacionadas con la atmósfera y el clima.

¿Qué es la inversión térmica?

El aire en reposo deja pasar los rayos solares y estos calientan la superficie de la tierra, que transmite este calor a las capas de aire en contacto con el suelo. Así, las capas de aire más bajas están más cerca del suelo calefactor, como consecuencia, más calientes. Una inversión se produce cuando cambia esta tendencia y las capas de aire se ordenan al revés, es decir, las capas más altas se encuentran a mayor temperatura que las capas más próximas al suelo.

¿Cuáles son las causas de las inversiones?

Las causas principales son la radiación nocturna (que causa inversiones muy próximas al suelo) y los movimientos descendentes del aire en capas superiores. Para que ambas causas se den son necesarias unas condiciones meteorológicas especiales de buen tiempo, ausencia de vientos y altas presiones atmosféricas.

¿Cómo se producen las inversiones?

Los días claros de invierno el sol calienta el suelo y el aire también se calienta en contacto con él. Por la noche, la capacidad radiante del suelo es mayor que la del aire transparente y por ello se enfría más rápidamente. Entonces la atmósfera transmite su calor al suelo, con lo que se enfrían las capas inferiores y se produce la inversión. Cuando amanece de nuevo se restablece el flujo de calor sol-suelo-aire y comienza a calentarse la capa más baja de aire. Eso provoca el ascenso de la inversión a mayor altura. También se da inversión por  situaciones de altas presiones: la diferencia de presión entre masas de aire provoca un descenso lento de las mismas. En esas circunstancias, una columna de aire que se ve empujada desde su parte más alta transmite una onda de presión hacia abajo que causa una compresión de la columna que, como consecuencia, sufre un aumento local de temperatura.

¿Qué es el efecto invernadero?

Es un calentamiento extraordinario que se produce en la superficie de la tierra cuando ciertos gases contaminantes se acumulan en la atmósfera e impiden que una gran parte del calor recibido del sol se disipe hacia el espacio.

¿Qué es la lluvia ácida?

Son precipitaciones en las que el agua de lluvia lleva disueltos ciertos ácidos – sulfúrico o nítrico–, que se forman en la atmósfera por la presencia de contaminantes gaseosos como el dióxido de azufre o de nitrógeno.