Unidades móviles del sistema

La unidad móvil de vigilancia se usa como una estación remota para la realización de campañas de medición específicas. El Ayuntamiento también dispone de una Unidad Móvil de calibración y mantenimiento de analizadores que realiza “in situ” la correcta calibración de cada analizador, atendiendo a un programa de calidad establecido.

UNIDAD MÓVIL

La unidad móvil de vigilancia se usa como una estación remota para la realización de campañas de medición específicas. Se encarga de determinar los niveles de contaminación en lugares alejados o fuera del radio de control de las estaciones remotas fijas que integran la Red Automática de Vigilancia. Por su versatilidad, se ha convertido en un elemento imprescindible en el control de la calidad del aire. Está equipada como las estaciones remotas más completas y su capacidad técnica y analítica es la siguiente:

  • Partículas en suspensión (microbalanza)
  • Dióxido de azufre (fluorescencia ultravioleta)
  • Monóxido de carbono (absorción infrarroja)
  • Óxidos de nitrógeno (quimioluminiscencia)
  • Ozono (absorción ultravioleta)
  • Benceno, tolueno y xileno (cromatografía de gases)
  • Dirección del viento, velocidad del viento, humedad relativa, presión y temperatura (equipos meteorologicos)

En ocasiones, se realizan actuaciones concretas de medición como parte de la línea de apoyo a estudios de universidades y centros de investigación.

UNIDAD DE CALIBRACIÓN

El Ayuntamiento también dispone de una Unidad Móvil de calibración y mantenimiento de analizadores que realiza “in situ” un programa de calidad que calibra correctamente cada uno de los analizadores. Una de sus principales ventajas es poder realizar intercalibraciones entre las diferentes estaciones remotas con los mismos patrones de referencia e instrumental, pudiendo así contrastar los resultados obtenidos en cada una de ellas.